Cómo fomentar la creatividad

Términos como Design thinking, brainstorming, ideación, son hoy comunes en la jerga del mundo de la tecnología y el diseño actuales, referidos a los procesos de creatividad y técnicas que les den un marco contenedor. 

Pero la manera en que el ser humano crea y genera nuevas ideas, fue analizada hace muchos años, y puede ser considerada como el origen de estas nuevas metodologías. En ese sentido, nos llevamos una grata sorpresa al encontrar en la web el breve ensayo de Isaac Asimov de 1959 al respecto, en el cual nos basaremos para compartir con ustedes la mirada del autor sobre “¿Cómo la gente tiene nuevas ideas?”.

  • Lo nuevo, en un segundo momento, parece obvio: Asimov intenta determinar los puntos en común que surgen de distintos casos de estudio, y observa que la conexión cruzada (combinación innovadora de factores) que genera la nueva idea, una vez superada la resistencia inicial, parece obvia.

  • Seres excéntricos: ahora bien, en un principio esa nueva idea parece irrazonable, por lo que quien la proponga, desafiando a la autoridad y al sentido común, debe tener una sólida seguridad en sí mismo. Asimov afirma que es raro encontrar ese tipo de personas, y los denomina excéntricos. Estas personas con nuevas ideas, serían quienes tengan un amplio conocimiento de la materia en cuestión, y hábitos no convencionales.

  • Espacios de soledad: Dado que la mente de la persona creativa está continuamente pensando, y descartando nuevas ideas, requiere de un espacio de soledad en donde no se sienta inhibido.

  • Espacios de creatividad grupales: Asimov plantea que estos espacios no deberían ser para pensar nuevas ideas en sí, sino para educar a los participantes en factores y combinación de factores, y otras teorías. Dichos espacios deberían ser de no más de 5 personas, en donde se respire un clima de informalidad y relax, lejano al sentido de responsabilidad. Para eso, la facilitación del espacio se torna vital. 

Fuente: MIT Technologyreview

También te puede interesar: