Teletrabajo: qué lleva a los nómadas digitales a abandonar las grandes ciudades y cómo puede afectar a legiones de trabajadores remotos

Cuando la pandemia obligó a los empleados a quedarse en sus casas y les impidió pasar tiempo de manera presencial con sus colegas, casi de inmediato muchos se dieron cuenta de que preferían el teletrabajo en vez de las rutinas y costumbres de la oficina.

Mientras algunas empresas y escuelas comienzan a reabrir sus puertas, trabajadores remotos de todas las edades analizan su futuro, se preguntan si realmente desean volver a sus vidas anteriores y que están dispuestos a sacrificar o soportar en los próximos años.

Pasamos años estudiando a los "nómadas digitales": trabajadores que dejaron sus hogares, ciudades y la mayoría de sus posesiones para embarcarse en lo que ellos llaman vidas de "ubicación independiente".

Con nuestra investigación aprendimos varias lecciones importantes sobre cuáles son las condiciones que alejan a los trabajadores de las oficinas y de las principales ciudades, llevándolos hacia nuevos estilos de vida. Legiones de personas ahora tienen la oportunidad de reinventar su relación con su lugar de trabajo de la misma manera.

Buscando un nuevo comienzo

Aunque abandonaron algunas de las ciudades más glamorosas del mundo, los nómadas digitales que estudiamos no eran personas solitarias que trabajaban en la naturaleza.Ellos necesitaban acceso a las comodidades de la vida contemporánea para ser productivos.

Al observar el mundo, se enteraron de que lugares como Bali en Indonesia y Chiang Mai en Tailandia tenían la infraestructura necesaria para ellos a un costo mucho menor al de sus vidas anteriores.

Dado que cada vez más empresas ofrecen a los empleados la opción de trabajar de forma remota, no hay razón para pensar que los nómadas digitales deban viajar al sudeste asiático o incluso salir de Estados Unidos, para transformar su vida laboral.

Durante la pandemia, algunas personas ya emigraron de los mercados inmobiliarios más caros del país a ciudades y pueblos más pequeños para estar más cerca de la naturaleza o la familia.

A medida que los desplazamientos al trabajo desaparezcan de la vida cotidiana, estos cambios podrían dejar a los trabajadores remotos con más ingresos disponibles y más tiempo libre.

Los nómadas digitales que estudiamos pudieron ahorrar dinero y disponer de tiempo para probar cosas nuevas, como explorar actividades secundarias.

Un estudio reciente incluso encontró, algo paradójico, que la sensación de empoderamiento que proviene de embarcarse en una actividad secundaria mejoró el desempeño en los trabajos principales de los empleados.

El futuro del trabajo, aunque no del todo remoto, sin duda ofrecerá más opciones a muchos más. Aunque algunos líderes empresariales todavía se muestran reacios a aceptar el deseo de muchos de sus empleados de abandonar las tareas en la oficina, los gobiernos locales están adoptando la tendencia, con varias ciudades y estados de EE.UU., junto con países de todo el mundo, desarrollando planes para atraer trabajadores remotos.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-56725788

También te puede interesar: